• Inicio
  • Paulo Alvarado Un toque no apto para cardíacos (2006)

Paulo Alvarado Un toque no apto para cardíacos (2006)

LILI ESTRADA,
SIGLO 21 Pag. 18 y 19
29-ene-2006

De nuevo Paulo Alvarado, destacado personaje en el mundo artístico nacional, pisará el escenario para expresarse a través de lo que ha sido la pasión de su vida: la música. "Yo siempre espero provocar, y uso ese término por su raíz en latín provocare, que significa para llamar, pues a mí lo que me interesa es llamar a la gente, sobre todo involucrarla en la fiesta; yo no puedo hacer melodías que no te dicen nada y que luego te olvidas de ellas", expresa el artista, definiendo con ello exactamente su estilo musical.

La cita es hoy en Casa Santo Domingo, Antigua Guatemala, a partir de las once y media de la mañana, motivo por el cual acudimos con el intérprete a conocer con mayor detalle las nuevas propuestas que trae consigo.

El estudio de ensayo con su cuarteto de cuerdas se sitúa en el Centro Cultural Metropolitano, antiguo Edificio Central de Correos, en la zona 1, mismo donde tuvo lugar la entrevista que nos concedió. Con su usual sonrisa, Alvarado nos recibió e invitó a entrar a aquel recinto que reflejaba, en cada rincón, las largas horas de práctica y desvelos por un grupo que prepara con esmero un próximo espectáculo de alta calidad.

"Por el lado de mi abuela paterna hay cinco músicos que permanecen allí, en los retratos de la filarmónica en la 5a. calle; mi padre Manuel Alvarado Coronado fundó la Orquesta Sinfónica Juvenil, por eso yo desde pequeño he tocado el violonchelo y he creado música, luego formó parte de esa sinfónica, y durante el año 1979 formamos Alux Nahual con unos cuates del bachillerato, y luego pasó a ser lo que todos conocieron", resume el compositor en su camino hacia la legendaria agrupación de rock.

Estilo diferente

En el transcurso de su carrera, Alvarado se ha caracterizado por hacer algunas "loqueras", como él mismo las llama, ante los espectadores que asisten a apreciar su arte. Entre los años 1994 y 1999 el músico realizó una serie de conciertos, situados como académicos, populares y experimentales.

"La idea era presentar lo que yo había compuesto para diferentes tipos de ensambles, entonces vos podías llegar a un concierto y encontrar música de cámara, así como un cuarteto; en el siguiente espectáculo, un recital de piano con varios pianistas; una vez utilicé a cuatro sentados en dos pianos, es decir a dos en cada uno", compartía el ingenioso talento, provocando risas con tan sólo imaginar aquellas situaciones.

"En otra oportunidad era sólo con canciones -continuaba-, una ocasión fue todo electrónico con pantallas, slikes, luces; y uno que fue sólo con violonchelo y en la segunda parte empecé a sacar electrodomésticos, licuadoras y cosas así, y la gente se preguntaba ¿Y aquí qué pasó?"

Su presentación

El concierto de hoy, Alvarado ha programado dividirlo en cuatro partes: Primer cuarteto de cuerdas, Música espacial II, Preludios románticos y Octágono.

Durante la primera fase, el autor mostrará lo hasta ahora inédito, lo que escribió hace 26 años mientras asistía a la universidad; en este espacio participará un cuarteto de jóvenes compuesto por Álvaro Reyes y Rosario Vásquez como violinistas, Xóchitl Mendoza en la viola y Kenneth Vásquez en el violonchelo.

Música espacial II se trata de un trío de vientos, en el que figuran Gabriel Yela, flauta; Sergio Reyes, clarinete y Thelma Díaz, fagote. "Es una experiencia que en realidad yo pienso que la gente no va aplaudir, no le va a gustar y va a querer que no se hubiese presentado, pero me gusta provocar a la gente con esa clase de cosas", bromea el también productor musical.

Luego vienen tres preludios de piano, piezas románticas; "éstos tienen una complejidad técnica, pero tengo un buen pianista, Hugo Arenas", afirma. Y por último, indica, "el plato fuerte, Octágono, donde trato de proyectar la marimba tradicional como algo diferente, armando con ella otro efecto con una pista digital, formando una obra electroacústica".

Proyectos en puerta

La energía y las ganas de crear por parte del músico guatemalteco parecen no agotarse aún, pues pese a su basto repertorio y múltiples producciones, sus planes a futuro contemplan en los próximos meses varios proyectos innovadores. Uno de ellos es un CD con proyección educativa, a lanzarse en unas cuantas semanas, elaborado de la mano con editorial Piedra Santa, con el objetivo de lograr "un viaje musical a través del tiempo en Guatemala", según Alvarado, porque el mismo incluirá instrumentos precolombinos, cuartetos de cuerda, música barroca, instrumentos de viento, entre otros.

"Queremos hacer un disco del archivo musical de la Catedral, de la época colonial guatemalteca, porque allí hay gran cantidad de partituras encontradas únicamente en nuestro país", compartió el violonchelista con entusiasmo.

Por otro lado, el músico prepara junto a su Cuarteto Contemporáneo un recital conmemorativo a los 250 años del nacimiento de Mozart; además, planea continuar trabajando en la musicalización de películas y obras teatrales.

Y por si fuera poco, guardará un espacio para el esperado reencuentro temporal con Alux Nahual, durante los meses de febrero y marzo, tal y como ha sido previsto desde el año pasado.

ASISTA

Paulo Alvarado ofrecerá hoy un concierto con su creación musical, no se lo pierda:
Lugar: Casa Santo Domingo, Antigua Guatemala
Hora: Once y media de la mañana
Admisión: Q50

AMPLIA TRAYECTORIA

La historia musical de Paulo Alvarado se inicia cuando su padre lo obliga a aprender como tocar el violonchelo: "Ahora se lo agradezco mucho, es un instrumento muy versátil que muy poca gente toca en esta región, por lo que no me puedo quejar por falta de trabajo", expresó el artista.

Aún siendo un niño, ingresó en la Orquesta Sinfónica Juvenil fundada por su padre; a los 16 años de edad, forma con sus amigos Alux Nahual, la agrupación de rock nacional que rompió con muchos paradigmas musicales en esta sociedad, y con los que en el transcurso de 20 años grabó nueve discos de larga duración, entre muchas cosas más.

Paralelamente con la banda, Alvarado tocó con ensambles renacentistas y barrocos, tales como Ars Nova y La cantoría de Tomás Pascual; participó en grupos de música de cámara y formó su propio cuarteto de cuerdas.

A partir de 1994 ofreció con regularidad varios conciertos como violonchelista, tecladista, bajista, vocalista y performer de montajes experimentales.

Realiza música para danza contemporánea, teatro y cine, siendo su última participación la banda sonora del cortometraje nacional Amorfo: se busca, dirigida por Mario Rosales.