• Inicio
  • Cuidando la Milpa - Entrevista Giovanni Pinzón (2005)

Cuidando la Milpa - Entrevista Giovanni Pinzón (2005)

Cuidando la Milpa
Giovanni Pinzón:

Por Gustavo Adolfo Montenegro
Revista D
18-Sept-2005

Gracias a X Motivo, la voz líder de Bohemia Suburbana, que también pinta y escribe, tiene un nuevo camino en su vida musical.

Los policías de la garita de la colonia donde vive lo conocen como "Bin Laden", por el aspecto que tenía Giovanni Pinzón cuando se dejó crecer la barba. Al entrar en la casa que alquila hay un par de guitarras en el suelo, bocetos bostezando en los cuadernos, pinturas abstractas con los nombres de departamentos de Guatemala. Piensa realizar, si todo sale como calcula, una exposición en Nueva Zelanda el próximo año, igual a la que presentó hace un par de años en Japón. Por ahora lo que le ocupa, además del lanzamiento del disco, es el crecimiento lento y admirable de la milpa que sembró hace 3 semanas. 'Yo no sé nada de agricultura, pero estoy aprendiendo. Ver crecer las plantitas me enseña mucho sobre la vida', comenta.

Sin embargo, el sembradío no es sólo un pasatiempo: forma parte de un proyecto de investigación histórica de la identidad guatemalteca en el cual Pinzón lleva invertido un buen tiempo. 'Me di cuenta que dominaba toda la parte europea y española, la filosofía, la economía, la religión, pero ignoraba totalmente el lado indígena. Así que empecé a buscar información. El maíz es la planta que dio origen a la civilización maya. Entonces sembré maíz para tener esa vivencia', cuenta el músico, que hasta ahora refleja una imagen totalmente distinta a la que cualquiera podría tener de un rockero.

X motivo

Le puso así al disco porque es el pretexto para continuar su carrera, que hasta ahora se había desarrollado como la voz de Bohemia Suburbana: 'Como artista necesito para seguir vigente. Este disco es el motivo equis para continuar mi carrera. No es mi disco ideal, el ideal quería una producción golosa, pero los recursos eran limitados', cuenta Pinzón.

En X Motivo hay canciones de diversas épocas: desde 1989 hasta el 2004, lapso en el cual ha cambiado el proceso creativo del cantautor: 'Las primeras canciones eran muy intuitivas, solitas iban saliendo las letras y las melodías, pero con el tiempo me fui exigiendo más. Sobre todo porque en Bohemia nadie llevaba una canción terminada, para que fuera una creación colectiva'.

Al preguntarle cuál es su parte favorita en la producción de un disco, Giovanni no se decide por una en especial: 'A mí me encanta todo el proceso. Es construir sobre el vacío, oír sonidos sobre tu cabeza y traducirlos en el estudio. La preproducción es alucinante, pero también me encanta diseñar los empaques, además hay que ver algo de administración y mercadeo'.

Confiesa que el poeta y el músico siempre están en competencia, pues uno desea que se escuche más la letra y el otro, que no se pierda la pista musical. ¿Cómo lo resuelve? Haciendo de cada canción una pieza única. No hay dos que suenen igual en el disco. Total: él como autor y compositor tenía libertad total.

¿Qué tanto pensó lanzarse como solista? Desde 1998, con la primera separación de Bohemia Suburbana tuvo la intención. No lo hizo y posteriormente se volvieron a reunir. 'Soy hombre de una sola banda, hombre de una mujer. Entonces no tenía sentido competir contra mi propio trabajo', señala.

¿Y en verdad es hombre de una sola mujer? 'Cuando estoy en pareja, sí', dice con seriedad. Pero luego sonríe y agrega: 'Claro, mientras dure. Tampoco creo en el martirio de anclarte donde no te gusta o no te quieren'.

En las letras de X Motivo, aunque hay palabras de amor e historias, también hay crítica y denuncia. De hecho, Pinzón admira la sinceridad de la gente y detesta la corrupción de funcionarios. Sin embargo, para descubrir su protesta hay que escuchar con atención: 'Me valgo mucho de la metáfora. La crítica personal no lleva a nada, por eso busco la esencia de las situaciones. En lugar de perder tiempo dedicando una canción a Portillo, mejor le dedico una a la educación'. Por ejemplo hay una canción en la que alguien quiere robarle el corazón al que canta: en realidad se refiere al sueño de emigrar y no una mujer.

A los 33 años

Pinzón ha empezado con X Motivo una serie de tres discos que espera completar en dos años y medio. 'Quiero poner a la gente al día con mis composiciones paralelas, que no tienen que ver con las de Bohemia. También quiero montar una presentación, pero no tanto en la escena pop sino algo más teatral, sin perder el rock and roll'.

En pintura, dice seguir 'cocinando'. Confiesa que su pintura no ha sido muy bien recibida en Guatemala, pero que en Japón le fue bien la última vez. 'A mí me encanta y no es buena porque sea bonita sino porque traduce mis abstractos y mi necesidad de expresión', dice.

En cuanto a las letras, está metido en un ensayo histórico que parte desde la formación de la identidad ibérica en el año 300. La finalidad: "esclarecer la identidad nacional, entender por qué estamos tan divididos", señala Pinzón, que confiesa detestar todos los días a este país y al mismo tiempo "amarlo profundamente".

Prueba de ese amor es el haber sembrado la milpa: 'Cada mañana que me levanto y veo las plantas un poco más grandes veo que es una tierra agradecida. Lamentablemente hay gente que no sabe apreciarlo', observa. 'Antes, los inviernos eran tristes, aburridos, difíciles. Pero esta vez, cada lluvia sobre la milpa me alegra'.

Tanto le alegra que no se preocupa por la piratería: 'A mí no me molesta que la gente copie y intercambie. Lo que me molesta es cuando lucran con eso. Hay que reconocer que la piratería fue parte de la caries que fue destruyendo la emoción de Bohemia, junto con una mala disquera'. Ante esta última afirmación, resultaba inevitable preguntar ¿Y ya murió Bohemia Suburbana? 'No. Duerme', dice Giovanni Pinzón mientras posa para las últimas fotografías, junto a sus cuadros.


'Mi pintura me encanta
y no porque sea bonita
sino porque traduce mi necesidad
de expresión.'