Alux Nahual - Parte 11



Parte XI

Trabajar 20 años y compartir experiencias con las mismas personas es algo que pocos logran, especialmente en el mundo de la música. Alux Nahual lo logró y en la actualidad cada uno de los ex integrantes se considera parte de una familia que no termino con la disolución de la agrupación.

¿Cómo funciono?

Paulo Alvarado, quien salió del grupo cuatro años antes de su disolución, pero que se hizo presente en la mayor parte de los conciertos de despedida, analiza al grupo. "La evolución de cada uno dentro del grupo fue bastante disímil. Álvaro empezó haciendo canciones muy 'trovadorescas' como La fábula Y Hombres de maíz, y poco a poco se fue metiendo mas en un formato que él sentía iba a funcionar mejor con el gran publico", explica.

"Yo sentía en cambio que Ranferí era mas consiente, mas a fin a lo que sentía. Fue metiendose poco a poco. Lo mismo me paso a mí, pero en menor grado, por lo que seguí haciendo mas música fuera de Alux", prosigue Paulo.

"Oscar empezó en una forma muy casual, pero llego a contribuir en piezas muy importantes. Plubio fue un poco al revez, por que empezó aportando canciones pero poco a poco fue quedándose mas como músico y no como compositor. En el caso de Lenin le aporto mucha fuerza y agresividad en el buen sentido al grupo", puntualiza.

Críticos y tolerantes

El grupo tenia una manera muy particular de tomar decisiones sobre lo que se hacia. "Había un alto grado de tolerancia lo que los demás proponían, y una critica sana. Todo tenia que pasar por un filtro. Podíamos decir 'lo que estas diciendo es una basura' y el otro tenia que aceptar.

A todos nos paso que decíamos 'ustedes no aceptan nada de lo que digo', pero al llegar a tu casa te dabas cuenta de que talvez los otros tenían algo de razón", cuenta Paulo.

"Otras veces alguien que había llevado una canción no llegaba a una sesión y los otros decíamos 'arreglémosla', y cuando el autor llegaba al siguiente ensayo le enseñábamos lo que habíamos hecho a la canción. El cerebro de varios autores era muy útil, enriquecía el tema, lo libraba de defectos que uno como autor no veía por que se había 'cansado' con su idea", observa Paulo.

Lenin afirma que "había cosas en las que no estuvimos de acuerdo y aprendimos a no estar de acuerdo. Había ocasiones en las que cualquiera nos miraba podría haber pensado 'estos ahorita salen y se agarran a trompadas', pero luego de las grandes discusiones nos íbamos a comer algo, a hablar de otra cosa. Eso no es fácil. Creo que esas etapas que vivimos en Alux fueron parte del éxito. Aprendimos a manejar los egos".

El triangulo "perfecto"

Paulo analiza: "Si vemos al grupo en líneas y queremos polarizar un poco, yo diría que era un triangulo en el que un ángulo estaba Álvaro, muy claro en su visión de llegarle al gran publico, en otro estaba Lenin, quien era el músico concentrado en que la banda sonara, trabajar ay funcionara bien, y en el ángulo opuesto estaba yo, a quien interesaba una propuesta estética arriesgada:.

Dentro de esto, quienes aglutinaban y jalaban para inclinar las decisiones hacia donde más conviniera entraban Ranferí, Oscar y Plubio. Ellos contribuían con un poco mas de sensatez y menos extremismo. Por ejemplo, la contribución de Oscar era muy interesante. Se sentaba en una silla y se quedaba oyéndolos y decía: "Repitan eso o quitenle eso; eso sono bien".

Los valores de Alux

Las características humanas de los integrantes de Alux también los hacían un grupo singular. Jorge Estrada explica: "En general había un sentido muy humano en todos. Sé tenia la convicción de que la música debe comunicar y proponer hacer música de propuesta no solo de protesta".

"Mucha gente no le pone atención de la letra de El duende, pero lo que Oscar habla en este tema define en mucho la preocupación de Alux por las personas como tales. Nadie se imagina como se valoraban cosas como la familia, la esposa, la educación", añade.

En este sentido Oscar considera que "una de las virtudes de Alux fue siempre la sencillez de sus integrantes. Nunca hubo pretensiones mas allá de lo que lograba artísticamente y nadie hizo diferencias de clases ni exclusiones, a pesar de que algunos venían de un grupo socioeconómico donde la exclusión es lo normal".

Nada de drogas

Alux Nahual era un grupo de gente joven que muy en serio decía "no a las drogas", no por reglas impuestas entre ellos sino por convicciones propias.

"Yo defino a Alux como un grupo blanco. No había vicios de ningún tipo. Cuando venían grupos de afuera nos pedían drogas se sorprendían de que no tuviéramos. Mi esposa me dice que cuando nos veía, pensaba 'esos de Alux Nahual deben ser unos marihuanas'. Cuando me conoció se dio cuenta de que éramos tranquilos", subraya Plubio.

Oscar agrega: "Nos fuimos a encontrar con muchos músicos de rock que se sorprendían de que estuviéramos en eso y no consumiéramos drogas. Jamás hubo nada de eso, ni siquiera alguien pasado de copas sobre el escenario".