Alux Nahual - Parte 04

 
Parte IV

Los primeros recitales mas o menos formales de Alux se dieron en un restaurante llamado Café-Teatro, que estaba en la avenida La Reforma, "Allí nos presentábamos varios artistas como Voces Nuevas, Fernando Urrutia, Mario Zapata y otros grupos", recuerda Álvaro.

Paulo explica que estas presentaciones se dieron entre mediados de 1979 y 1980. "Realmente se tocaba para la misma gente, pero ya nos dábamos cuenta de que podíamos funcionar como grupo". Plubio comenta que en ese tiempo la gente que acudía a dicho lugar ya empezaba a preferir a Alux, que entonces había cambiado su nombre definitivo de Alux Nahual que significa "Espíritu del Duende".

Contacto en la disquera

Gracias a esos primeros conciertos, los Aluxes llegaron a oídos de Estuardo Castañeda, quien entonces trabajaba en DIDECA. A Estuardo sus compañeros en DIDECA, le llamaban Pupo, pero luego de conocernos, el se puso la camiseta de Alux y entonces todos le decían Pupo Nahual, por que no paraba de hablar de nosotros". Dice Álvaro. Esta amistad llevo a Alux a hacer las primeras pruebas y posteriormente a conseguir la grabación de su primer disco en esa disquera.

"Guillermo Castillo, el ingeniero de sonido, y Cesar García, el director del estudio, eran muy serios, creo que nos veían como chirices novatos y nosotros teníamos mucho respeto por esas personas. En ese entonces no había camarería entre ellos y nosotros. Nos dejaron hacer nuestro disco, aunque nos hacían sugerencias de dicción, pero en lo artístico defendíamos nuestras ideas", enfatiza Álvaro.

La falta de experiencia hacia también que los muchachos tardaran mas en tomar decisiones y quedar satisfechos. "Queríamos siempre que todo quedara perfecto. El estudio no era regalado y ellos tenían razón al decirnos que ya había pasado el tiempo normal de grabación, así que nos decían que nos apuráramos y nosotros nos sentíamos mal por que hubiéramos querido estar mas tiempo allí", cuenta Álvaro.

Espectáculo con personalidad

Por esa época Álvaro le hablo a Jorge Estrada, quien tocaba con el grupo Pirámide con Luis Galich, primero para que los auxiliara en la grabación del disco, ya que Alux no tenia teclado, y sonidos como el del grillo y el mar de la canción Fábula requerían un sintetizador, y luego par montar el show con el que darían a conocer su primer disco.

"Álvaro tenia gran visión del espectáculo, creo que eso es lo que los distingue del resto de los músicos de Guatemala. El se preocupaba por lo que el publico va a escuchar y ver y no solo para el trabajo musical que él haga si no por todo lo que lo va a rodear. Él quiere que la gente viaje", opina Jorge.

Tomando en cuenta todos esos elementos se monto el show de presentación del disco en el teatro del IGA. Paulo señala que cuando él vio las largas filas que había fuera del IGA, le pregunto a un amigo ¿Para qué será esa fila? Y su acompañante le contesto: "No seas tonto, es para tu concierto".

Entradas agotadas

Los llenos empezaron a convertirse en una constante en los conciertos de Alux. Oscar Conde quien en ese tiempo ya había cobrado notoriedad como compositor gracias al tema Suave y dulcemente con el que le grupo Madrigal había representado a Guatemala en la OTI, vio a los que serian sus compañeros desde las butacas. "Asistí a un concierto de la Cruz Roja, en el que había varios grupos; logicamente Alux era el que más llamaba la atencion. Se presento de una manera muy original. Tenían un como caleidoscopio atrás y el doctor Schuster había puestos unos insectos que se proyectaban en la pantalla y se miraba atrás". Las canciones me llamaron la atención, por que aunque no estaban muy bien grabadas, las piezas estaban bien hechas. Desde un principio percibí que era un grupo que hacia artísticamente bien las cosas". Indica Conde.

Oscar también tiene en mente que en algunas ocasiones trato de entrar a un concierto de Alux, y el y sus amigos se quedaban fuera por que se habían agotado las entradas. "Hasta ese momento no me había fijado que ya eran muy conocidos", concluye.




El orgullo familiar

En ese tiempo Alux Nahual seguía teniendo su centro de operaciones en la casa de los hermanos Álvaro y Plubio Aguilar. Plubio cuenta "Algo que admiro es la paciencia de mi papá. Ensayábamos dos veces por semana de nueve a once de la noche. Él dormía en la parte de arriba de la casa y nunca bajo a callarnos ni dada".

Paulo relata: "Mi papa me decía cosas como 'estas haciendo esa música de peludos' y todo, y el papa de los otros aguantaba y aguantaba. Un día fueron a uno de nuestros conciertos y se sentaron juntos en el Teatro al Aire Libre, llevando frió, emponchados los dos. Estaban sentados y a medio concierto uno codeaba al otro diciéndole: miré loque esta haciendo mi hijo', y el otro le respondia 'pero mire lo va a hacer mi hijo ahí'. Estaban muy orgullosos, unos años después se dieron cuenta de que el grupo si había funcionado".