• Inicio
  • Recuerdos de Álvaro Aguilar a los 30 años del disco Alto Al Fuego (2017)

Recuerdos de Álvaro Aguilar a los 30 años del disco Alto Al Fuego (2017)

Álvaro Aguilar
Alux Nahual
8-oct-2017
FB https://www.facebook.com/alvaroaguilarguatemala

La verdad es que recapacitando sobre los 30 años del disco Alto Al Fuego, me vinieron muchos recuerdos. Sobre la producción, sobre las letras, sobre la época que vivíamos, sobre los efectos de su lanzamiento, y sobre el concierto del día en que se firmó la Paz. Cuando empezó la grabación, recuerdo que recién habíamos comprado nuestro primer sintetizador, y se decidió que utilizaríamos algunos sonidos de él, para complementar el disco. Cosas como que el sonido del bombo de algunos temas era en realidad generado desde el sintetizador y Lenín Fernández, tenía que utilizar toda su destreza para acoplarse al metrónomo y tocar sin el bombo, cuestión que él sentía sumamente antinatural. O tal vez el hecho de que las mezclas se hacían entre cuatro personas a ocho manos, porque la consola de Dideca aún no tenía automatización. “Vos le subís a esto y yo a aquello y después hay que bajarle en tal compás. Cada cual tenía sus tareas en la consola. Sin embargo escuchando las mezclas originales, antes de enviarlas para su masterización nueva, me sorprendió el buen balance que se logro de todas las cosas. Y además la expresión artística que no sólo depende de niveles, sino que de efectos sonoros, aplicados a los instrumentos y su colocación en el estereo. Me doy cuenta que si bien no éramos ingenieros de sonido, sí teníamos muy clara la imagen sonora que buscábamos. Pero aquello no era realmente una obra que residía en la técnica, sino que más que todo, en las emociones. Si bien era un producto artístico, al mismo tiempo era casi un grito de desesperación por la terrible guerra frontal que empezaría en cualquier momento. Tal pareciera que las dos grandes ideologías del mundo habían escogido nuestra Tierra Centroamericana, para dirimir su conflicto. Ellos pondrían las estrategias y las armas, y nosotros deberíamos proveer los cuerpos. En realidad “Alto Al Fuego” era una frase extraída del Vox Populi, el sentir de un pueblo. Nadie quería esa guerra. Y así lo gritamos en la canción.

El disco fue un éxito instantáneo en toda Centroamérica y nos llevó a hacer muchísimos conciertos. Se cerraría este capítulo, el 29 de diciembre de 1996, cuando frente al Palacio Nacional, tocamos esa canción al mismo tiempo que se firmaba la paz. La transmisión en vivo a todo el país, y un público de 35,000 personas, dieron fe, de que nuestro mayor anhelo siempre fue la Paz. Las guerras son un fenómeno en el cual muchos, que no tienen casi nada, mueren, por las ideas de unos pocos, que lo tienen casi todo...Un abrazo hermanos de Centroamérica!!!